El primer error común que se puede mencionar es que el perito calígrafo cuente con un número reducido de muestras indubitadas. Las firmas o escrituras dubitadas son aquéllas que presentan duda con respecto a su autoría, es decir, serán las muestras objeto de análisis del perito calígrafo https://gabinetepericialcesarcm.es/ . Por otro lado, como explica Espino (2016), las escrituras o firmas que tendrán validez como indubitadas para realizar un cotejo, serán aquéllas presentes en los documentos que todas las partes a las que afecte esta pericial caligráfica reconozcan como tales, teniendo un mayor rigor las firmas obrantes en escrituras notariales o en los archivos públicos de la Policía, como por ejemplo el Documento Nacional de Identidad. Asimismo, también son considerados documentos indubitados los documentos privados que sean reconocidos en el juicio por la persona a quien se le atribuya la duda de su autoría.

Como se puede observar, es importante que el perito calígrafo disponga de un número considerable de firmas indubitadas para realizar el cotejo, ya que, como ya apuntaban Found&Rogers (1999), no disponer de un conjunto de firmas adecuado para poder llevar a cabo un cotejo impide llegar a conclusiones fiables.

Contar con un número reducido de firmas indubitadas para el cotejo de firmas puede provocar opiniones contrarias entre los expertos, de ahí que sea de vital importancia considerarse la cantidad de firmas indubitadas que debe reunir el especialista acorde al tipo de firmas analizadas.

Es cierto que en ocasiones esta consideración es imposible o muy difícil de cumplir, ya sea porque no se disponen de más documentos indubitados o porque la persona haya fallecido y no se hayan conservado estos documentos, entre otras razones. En este caso, en el informe pericial, el especialista deberá indicar que la conclusión se ha realizado contando con un número inferior de muestras indubitadas al recomendado.

Otro elemento que puede conllevar a error es seguir un método automático de análisis. Cada cotejo de firmas a realizar será distinto. Siguiendo a Espino (2017) cabe destacar la existencia de cuatro métodos o procedimientos para falsificar una firma: por calco, con simulación, sin simulación o las auto-falsificaciones.

  • La firma calcada es aquella firma auténtica que se toma como modelo y es copiada por transparencia, presión o a través de un papel de
  • Falsificación con simulación o imitación, donde se intenta imitar la firma auténtica. En este sentido, se pueden destacar tres tipos: La imitación servil, donde se intenta dibujar la firma auténtica teniéndola presente y a la vista, con la mayor exactitud posible; la imitación de memoria, donde no se dispone de un modelo real a falsificar, sino que el falsificador debe recordar la firma auténtica que pretende imitar; y la imitación por asimilación de grafías, donde la construcción de la firma auténtica se ha ejercitado o ensayado con mucha frecuencia hasta llegar a una copia lo más parecida posible y en el momento realizarla el falsificador no tiene la firma auténtica Éstas también son denominadas imitaciones libres o firmas ensayadas.
  • Falsificación sin simulación ni imitación, donde no se dispone de un modelo de firma auténtica, por tanto se crea una firma inventada falsa. También son denominadas firmas
  • Por último, se encuentran las auto-falsificaciones. En el presente trabajo se defiende la denominación de modificación voluntaria de la propia firma para esta tipología. Se trataría de firmas donde la persona modifica o enmascara de forma voluntaria su propia firma para hacerla pasar por falsa en un análisis posterior o dificultar su identificación. No se trataría de firmas falsas en sí, sino que son firmas auténticas pero que el escribiente ha modificado o alterado voluntariamente para que parezca que no es suya. Otra modalidad son las simulaciones de falsedad, ya tratadas por Picchia (1993), donde el verdadero autor realiza su modelo de firma, pero éste le imprime, de forma consciente, temblores, paradas innecesarias, reenganches, etc., haciendo pasar la misma por una imitación servil.

De esta distinción se desprende la clasificación establecida en la Tabla 3.

Según el procedimiento usado para la falsificación, y al objeto de identificar al verdadero autor de la falsedad, se debe usar un procedimiento de cotejo distinto, ya que la única manera de identificar al verdadero autor de una falsedad es buscar los rasgos espontáneos y que se apartan de los modelos de las firmas imitadas (Vega y Robles, 2000).

Balbuena (2001) establece que las cualidades personales del perfilador suelen ser la buena observación, la capacidad para interpretar los movimientos, así como la habilidad gráfica, entre otras.

Con esto se desprende la idea de que un perito calígrafo se puede encontrar ante problemáticas distintas, es por ello que tendrá que aplicar un método individualizado en cada caso concreto y evitar seguir una metodología automática que podría conducirle a un resultado desacertado.

Por otro lado, otro riesgo que corre el perito calígrafo a la hora de realizar su estudio es el de dañar los documentos originales. Es por ello que se ha de trabajar con sumo cuidado con las muestras que se aporten para evitar producir ningún daño. Espino (2017) destaca:

“El documento ha de ser manejado con sumo cuidado para que no pueda ser alterado por descuido en ningún caso.

Desde el mismo instante en que tenemos los documentos a cotejar la línea de actuación parte de ser cuidadosos, siendo manejado el documento con sumo cuidado para que en ningún caso pueda ser alterado por ignorancia o descuido. El documento no debe ser mojado ni humedecido, evitar la luz excesiva, y hay que evitar que un elemento químico ni de ningún tipo pueda alterarlo, perjudicarlo o deteriorarlo. El instrumental usado para detectar las falsificaciones, como divisores de punta aguada o instrumentos de medición, sólo se apoyarán en el documento dubitado adoptando los máximos cuidados y debe ser realizado por auténticos profesionales y especialistas, evitándose hacer un rastro salvo que no quede más remedio, y si este último fuese el caso bajo un control adecuado y con un lápiz muy blando, y con la más ligera presión.

El documento plegado deberá abrirse y conservarse plano dentro de un sobre o paquete apropiado de papel grueso, y aun así evitar que sea abierto y cerrado en lo posible. Si el documento presenta fragilidad, máxime si tiene que ser manipulado por los distintos intervinientes en el procedimiento judicial, es muy importante que en cada caso se coloque a dicho documento entre dos vidrios transparentes, que tengan un tamaño algo mayor que el propio documento, y que pueden sujetarse con tiras adhesivas” (pp. 69-70).

Otro asunto importante es la explicación del método utilizado en el cotejo de las firmas objeto de análisis. Como es sabido, un resultado científico será aquél que reúna las condiciones adecuadas para su verificación, es decir, que, mediante el mismo método, el análisis pueda ser repetido otro perito y llegar al mismo resultado. Esto es aquello que aportará validez científica al informe pericial caligráfico. Por tanto, es muy importante explicar en el informe qué método ha sido utilizado y cómo ha sido aplicado a ese caso concreto.

Sería un error importante también la edición de las muestras. El perito calígrafo no ha de eliminar imperfecciones ni alterar mediante editores fotográficos, como NEGA ACPC o Photoshop, las muestras que recibe, ya que esto podría ser objeto de una futura contra-pericial a causa de su manipulación. Aquello que se plasme en el informe ha de ser fiel a la realidad y no presentar alteraciones o el resultado podría ser distinto. De la práctica se desprende que sí que es posible recortar la imagen para plasmarla en el informe pericial calígrafo, siempre y cuando no se elimine ningún elemento relevante de la misma.

Por último, destacar que el perito ha de contar con suficientes variables que dirijan su conclusión hacia la demostración de autenticidad o falsedad de las firmas. Se exigen una serie de rasgos concordantes o discordantes que conduzcan a una conclusión objetiva, como estimación podrían ser considerados como relevantes una coincidencia de diez a veinte rasgos característicos (Espino, 2016), también denominados gestos tipo.

Perito Calígrafo- Perito Propiedad Industrial

https://peritopropiedadindustrial.com/