Calígrafo Tarrasa – Perito Calígrafo Tarrasa – Gabinete Pericial Caligráfico – Documentoscopia – Grafólogo – Perito Propiedad Industrial – Calígrafo en Tarrasa – Peritaciones Caligráficas – Perito Calígrafo Judicial 

La firma de una persona equivale al consentimiento, a la aceptación del contenido del documento que antecede a la misma, y por ello su estampación o la falta de la misma constituye un elemento esencial para la validez de los documentos tanto públicos como privados en los que una firma aparece.

Con nuestra firma damos validez al documento en el que se estampa. Firmar un documento significa que estamos de acuerdo con el contenido del mismo, que lo suscribimos y aceptamos las obligaciones y derechos que puedan derivarse de éste.

Del mismo modo, la realización de un texto manuscrito del puño y letra de un sujeto determina que con su autoría el autor asume la responsabilidad sobre lo que dicho texto contenga, salvo que el texto le sea dictado.

En la realización de toda escritura intervienen impulsos cerebrales conscientes y una serie de mecanismos motrices automatizados, como son de una parte el movimiento de inscripción que se realiza gracias a las funciones de extensión, flexión y rotación de los dedos de la mano, y por otro lado, el movimiento de traslación en el plano físico, ya sea de izquierda a derecha como de arriba a abajo.

Todo este complejo sistema se plasma de forma inconsciente en la escritura, y muy especialmente en la firma de cada persona. La escritura propia constituye un gesto gráfico individualizado, distinto al de cualquier otro, porque responde a una serie de movimientos tipo efectuados de forma automática, provenientes de un hábito, no siendo necesario en general un estado de atención para la construcción de cada uno de los trazos que la componen.

La escritura y en especial la firma es un acto volitivo, pero con predominio posterior prácticamente absoluto del inconsciente. Ello explica la permanencia y la fijeza de las peculiaridades gráficas, incluso a lo largo de los años en la misma persona. No se puede modificar en un momento dado la firma habitual más que dejando en el trazado la constancia y señal del esfuerzo realizado para lograr el cambio. Ello permite a los peritos calígrafos un minucioso estudio que determinará la autenticidad o falsedad de las muestras gráficas analizadas.

El peritaje caligráfico es ciencia y se vale de un método de observación científico. Las conclusiones han de ser objetivas, no interpretables, obtenidas tras la realización de un minucioso trabajo de campo en base a mediciones, análisis de semejanzas y sobre todo constatación de las diferencias que permitan alcanzar un resultado certero, no subjetivo y empíricamente demostrable.

El perito Calígrafo en Tarrasa https://gabinetepericialcesarcm.es/ resuelve infinidad de cuestiones judiciales y sirven de apoyo innegable al juzgador en la resolución de numerosos procedimientos civiles, penales, laborales o administrativos.

En estos tiempos de la era tecnológica en los que la escritura a mano parece que está en desuso, no debemos olvidar el placer de escribir a mano, debemos evitar el ocaso de la escritura manuscrita, no solo por la belleza del texto escrito, sino por la emergencia cultural que su desaparición supondrá en un futuro: nos encontramos en los colegios con niños que realizan una escritura cilíndrica estereotipada, maestros que no dominan la caligrafía y de ahí la imposibilidad de enseñar lo que no se domina. En Inglaterra se vuelve a utilizar la estilográfica para que los alumnos aprendan la grafía, en Francia también se considera que no se debe prescindir de esta habilidad, Finlandia y Estados Unidos han renunciado al aprendizaje de la escritura sólo con tablet. Este panorama es el resultado del paradigma entre escritura tradicional y nuevas tecnologías, que debe salvarse compaginando ambos métodos.

 

César Cordero Martín

– Perito Calígrafo en Tarrasa –

– Perito de Propiedad Industrial e Intelectual en Tarrasa –

https://peritopropiedadindustrial.com/

Máster en Documentoscopia y Grafología por la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona