EL TIPO DE PERSONAS QUE PORTAN DOCUMENTOS FALSOS: ¿Con qué finalidad?

Los documentos objeto de mayor interés en falsificación son: cheques, pasaportes, permisos de conducir, documentos de identidad, pagares, títulos de viaje…  Por tanto,  es muy usual que el perito judicial calígrafo  sea solicitado por un órgano judicial, para la emisión de determinados informes periciales en cuanto al cotejo del material dubitado.

Actualmente, la falsedad documental está muy extendida en diferentes ámbitos y con fines delictivos:

Grupos terroristas: es muy frecuente la falsificación en pasaportes, documentos de identidad y de viaje, con el fin de traspasar las fronteras de diferentes países, sin ser reconocidos por las autoridades. De hecho, no hace mucho tiempo fueron por orden del Juez , Fernando Grande Marlaska once personas, las cuales fueron acusadas del falsificación documental para el crimen organizado.

A la sazón,  por no irnos a un ámbito geográfico muy lejano, en la provincia de Huelva se detuvo una célula terrorista en 2008, que financiaba la actividad delictiva mediante la falsificación de documentos y de marcas de prendas textiles.

Redes o mafias de inmigración ilegal: especialmente en lo concerniente a la trata de blancas, prostitución y explotación sexual de mujeres extranjeras. Así como, para acceder con mayor facilidad a un puesto de trabajo, mediante falsificación de ciertos documentos.

Cabe destacar, en 2015 la desarticulación de una organización de origen pakistaní que se empleaba en el tráfico ilegal de inmigrantes en España. No obstante, tenía su principal centro de actividad en las provincias de Cádiz, Sevilla, Málaga, Córdoba, Granada y Jaén.

Títulos académicos superiores: ampliar el abanico de posibilidades a la hora de optar por una profesión, falsificando títulos universitarios. Destacando que, la mayor red de falsificación de títulos universitarios conocido en España, se produjo en Málaga. Donde fueron detenidas en una operación más  de 600 personas. Consistía en un caso de estafa, por el cual se pagaba una cantidad económica, a cambio de la obtención de títulos académicos falsos. Los clientes procedían de diversos lugares de España como Barcelona, Sevilla, Málaga, Madrid, Ciudad Real…

Antiguos reos: para borrar su pasado y ocultar su actividad delictiva tras cumplir con sus obligaciones de prisión. Optan por encomendarse una nueva personalidad.

Comments are closed.