LOS REVISORES DE LETRAS: antecedente del Perito Calígrafo.

La Pericia Caligráfica es una disciplina que se encarga del estudio para la identificación de la escritura y firma manuscrita. Es por ello, que la escritura con fines administrativos de las cancillerías reales, fueron objeto de las primeras falsificaciones.

Sus antecedentes, se remontan a la Edad Media, concretamente a las Partidas de Alfonso X el Sabio, en las que se referían a los “omes sabidores que sepan bien conocer o entender las formas de las figuras de letras”.

Oficialmente, se establece y regula el Cuerpo de Revisores de Firmas y Letras Antiguas (18 de julio 1729), mediante ordenanza del Consejo de Castilla. Da lugar a una colegiación de una institución encargada de llevar a cabo el cotejo y peritaje. Hasta la fecha, esta labor recaía en los maestros de instrucción primario en general. No obstante, esta disciplina profesional se optimiza y limita selectivamente en función de la aptitud y capacidad. En número total de seis, fueron elegidos para esta labor Juan Claudio Aznar de Planco, Gregorio San Juan, Antonio Ruíz Majuelo…

Los Revisores de Letras, son el germen de la figura del Perito Calígrafo y experto en Documentoscopia, que ha evolucionado hasta alcanzar la metodología y rigor actual. Hay que tener muy presente, que la falsedad documental ha ido ostentado mayor presencia en la sociedad en las últimas décadas. Recientemente, se destapó una trama de  falsificación documental,  por la que manipulaban los billetes del trayecto, en una empresa de transportes que desarrolla su actividad en las provincias de Huelva y Sevilla.

Comments are closed.